close
Menu
German technology
Humic Substances Based Products
Humintech GmbH
Am Pösenberg 9-13
D-41517 Grevenbroich

Telefon: +49 2181 70 676 - 0
Fax: +49 2181 70 676 - 22
E-Mail senden

Terra Better - Sobre los peligros de la descomposición anaeróbica y cómo la fermentación aeróbica revitaliza el campo a largo plazo

Terra Better - Sobre los peligros de la descomposición anaeróbica y cómo la fermentación aeróbica revitaliza el campo a largo plazo

[este artículo está inspirado y recopilado del libro de E. Henning "Secretos de los suelos fértiles"].

"Pueden pasar 1.000 años para que se forme una capa de humus de dos centímetros y medio a cinco centímetros de espesor en la naturaleza", escribió Erhard Henning en "Secretos de los suelos fértiles". Aconseja producir activamente humus a gran escala a partir de "todos los residuos orgánicos" mediante el compostaje. Especialmente en la agricultura, la materia orgánica se extrae continuamente del suelo y la cosecha se vende en el mercado. Así que nada es tan esencial como devolver la vida al suelo.

 

¿Qué es realmente el humus?

El humus no es una sustancia, sino un sistema. Un "rendimiento funcional biológico", por así decirlo. La Terra Preta o los suelos negros son suelos que se han humificado bajo la influencia del oxígeno durante siglos. El suelo se enriquece y tiene un alto contenido de humus. La putrefacción anaeróbica, en cambio, se refiere a procesos que destacan por sus olores desagradables y tienen efectos negativos a largo plazo para el suelo y sus habitantes. Aunque a corto plazo se puede producir el llamado humus nutritivo, que favorece el crecimiento de las plantas, al cabo de poco tiempo la actividad continua de las bacterias y los hongos anaeróbicos atrae plagas y enfermedades y limita la disponibilidad de nutrientes. Por ello, este humus se denomina a veces "humus de insectos". Se agota rápidamente, dejando un suelo más impotente que antes, ya que los productores permanentes de humus, como la lombriz, se ven perjudicados.

La solución se llama compostaje en caliente

El compost y el estiércol requieren una composición equilibrada de unas 30 partes de fuentes de carbono -como paja, astillas y virutas de madera, hojas o papel y cartón- y una parte de fuentes de nitrógeno -como excrementos, recortes de hierba y residuos de frutas y verduras crudas-. Tanto en el compostaje natural, en el que todos los componentes se extienden unos encima de otros para descomponerse, como en un sistema de compostaje en caliente establecido y girado regularmente, las bacterias aeróbicas amantes del oxígeno son las responsables de la humificación. El resultado no es sólo un suelo con mayor disponibilidad de minerales, sino también un mayor contenido en vitaminas, ya que éstas son formadas por los propios mohos amantes del oxígeno.

La putrefacción debe oler como el suelo del bosque, estos olores son formados por los hongos del rayo. El olor penetrante de las heces, llamado en broma "aire de campo", por otro lado, es un indicio de la presencia de bacterias putrefactas en el estiércol.

El estiércol líquido puede convertirse en un caldo de cultivo de epidemias

El estiércol y los residuos ricos en proteínas, como los restos de carne, deben someterse a una putrefacción en caliente, que elimina por completo los agentes patógenos. No sólo se ha demostrado que las muestras de tejido de los animales que padecen fiebre aftosa y peste porcina se esterilizan completamente en un compost bien elaborado, sino que también se observa que los animales de las explotaciones ecológicas que hacen hincapié en una buena preparación del compost enferman con mucha menos frecuencia e intensidad durante las epidemias.

Por otro lado, las bacterias putrefactas, que trabajan en ausencia de oxígeno, no sólo producen de forma independiente toxinas cadavéricas a partir de aminoácidos, sino que también promueven el crecimiento de patógenos existentes como la fiebre de los pollos y los cerdos, el muermo, la tuberculosis o la fiebre paratifoidea. También pueden transmitirse gusanos y otros parásitos intestinales, ya que éstos están adaptados al medio anaeróbico y sobreviven durante años en el suelo, incluso a temperaturas muy inferiores al punto de congelación.

Las moscas, los mosquitos y las ratas atraídas por el "estiércol de los insectos" pueden transmitir además todas estas enfermedades.

Los nematodos también se reproducen especialmente bien en los campos abonados con estiércol anaeróbico podrido, mientras que nutrientes como el manganeso, el boro, el cobre, el molibdeno o el hierro pueden volverse insolubles debido a los compuestos desfavorables.

¿Cómo se puede promover la putrefacción beneficiosa en la granja?

Por un lado, hay que respetar la composición correcta de la masa a compostar, ya sea estiércol, purines o compost. Si predominan las partes ricas en nitrógeno, puede parecer que la fermentación avanza rápidamente, pero no se pueden desarrollar las bacterias adecuadas ni el calor correspondiente. El material bueno se echa a perder.

Por otro lado, es difícil que se desarrolle una flora bacteriana útil en el estiércol tratado con antibióticos, por lo que siguen existiendo posibles patógenos y gérmenes multirresistentes: se cierra el círculo vicioso. Si es posible, estos excrementos deben compostarse por separado y el resultado debe comprobarse, o eliminarse, inmediatamente.

El estiércol sólido y el compost se colocan en capas con fuentes de carbono para asegurar una adecuada aireación; se forma una pila de compost y así se desarrollará el calor. Para garantizar que el material se pudra de manera uniforme, la pila de estiércol o el compost deben voltearse varias veces. También puede ser útil añadir harina de roca.

El estiércol líquido se puede airear para conseguir los mismos efectos, soplando lo más fino y uniformemente posible (hay que mover todo el contenido de la fosa) para que no se forme una cubierta flotante. El estiércol se calienta y pierde su mal olor. Para mayor seguridad, se puede utilizar un termómetro para comprobar la temperatura: deben medirse temperaturas sostenidas por encima de los 45 grados, idealmente entre 55 y 65 grados.

Añadir productos que promuevan una buena putrefacción merece la pena en cualquier granja. Por ejemplo, ofrecemos HUMODOR® (en forma de gránulos, soluble en agua o líquido), que aglutina el 99% de las emisiones de amoníaco y gases de efecto invernadero y favorece un buen proceso de descomposición. Tanto en la pila de estiércol como en los purines, despliega su efecto de forma rápida y fiable.

Los productos húmicos, como el humato de potasio, son un método barato y eficaz para compensar incluso las composiciones desfavorables o las condiciones de putrefacción. Se puede suponer que son las sustancias húmicas del carbón vegetal que forma Terra Preta las que proporcionan los efectos positivos a largo plazo. Incluso en condiciones ideales, la adición de sustancias húmicas desencadena una "reacción biológica en cadena" a largo plazo, una espiral ascendente que produce mejores alimentos, poblaciones de plantas más sanas, una vida más beneficiosa para el suelo, una salud animal robusta y un alto rendimiento lechero, todo ello sin dejar de complacer al olfato.
 

COMENTARIOS

Sin comentarios

ESCRIBIR COMENTARIO

Nombre *

* Estos campos son obligatorios

HUMINTECH GmbH

Humintech es una empresa de alta tecnología, situada en Grevenbroich, enfocada a la investigación, desarrollo y producción de sustancias húmicas y ácidos húmicos para la agricultura, la ganadería, la industria farmaceútica y el medio ambiente. 

Contáctenos

Humintech GmbH

Am Pösenberg 9-13
41517 Grevenbroich / Deutschland 

Telf: +49 2181 70 676 - 0
Fax: +49 2181 70 676 - 22
E-mail

CARRERA 

Las Vacantes