close
Menu
German technology
Humic Substances Based Products
Humintech GmbH
Am Pösenberg 9-13
D-41517 Grevenbroich

Telefon: +49 2181 70 676 - 0
Fax: +49 2181 70 676 - 22
E-Mail senden

La formación de un buen suelo cultivable

La formación de un buen suelo cultivable

Un buen suelo cultivable es fértil, retiene el agua como una esponja y está bien aireado. Es estable en sí mismo y a la vez suelto. El polvo de piedra desempeña un papel importante en este sentido.

¿Cómo se forma un buen suelo cultivable y cómo se puede recuperar?

El suelo fértil se forma a partir de roca descompuesta en varias etapas y biomasa descompuesta. A continuación, los microorganismos útiles se instalan en él y le proporcionan la estructura y los procesos de transformación necesarios; se desarrollan simbiosis con hongos y bacterias.

Para abordar la formación de humus de forma holística, ayuda a entender todo el proceso. Todo suelo comienza con la roca, que es triturada mecánicamente por el agua, los terremotos y otras fuerzas naturales.  El agua transporta la arenilla de la roca a las llanuras, donde se transforma en humus con restos orgánicos, como plantas muertas (partes) y excrementos y restos de animales.

Añadir sólo materia orgánica al campo puede resultar deficiente. Por lo tanto, para que la fertilización con piedras tenga éxito, es crucial entender de qué rocas volcánicas se compone el propio campo, qué elementos minerales están presentes de forma natural y cuáles no. La fertilización complementaria con otro tipo de roca puede ser útil en este caso. Los consumidores de hierro, como las hortalizas de hoja, deben ser abonados de forma diferente según el suelo, y también de forma muy diferente a la avena, para la que es especialmente esencial el oligoelemento manganeso en lugar del hierro. También en la cría de animales, una carencia de cobre o cobalto puede manifestarse mediante la infertilidad y enfermedades carenciales como la enfermedad de Hinsch; por ejemplo, el ganado que vive en suelos graníticos se ve afectado.

Polvo de piedra: depósito de nutrientes y sumidero de carbono

La fertilidad del polvo de piedra puede entenderse de una forma especialmente llamativa si se observa el barro del Nilo: hasta la construcción de la presa de Asuán, el Nilo se desbordaba regularmente durante la estación de las lluvias, dejando enormes cantidades de la piedra erosionada de las montañas de Abisinia en las tierras de cultivo circundantes. Este fenómeno se conoce también en otras zonas; generalmente, las áreas al pie de las montañas son especialmente fértiles.

La fertilización sistemática con polvo de piedra se descubrió en Suiza hace más de 90 años y los éxitos obtenidos siguen hablando por sí mismos. 

El humus favorece la absorción de oligoelementos por parte de las plantas, pero éstos deben estar presentes en primer lugar. La meteorización de las rocas en el suelo libera los nutrientes ligados a ellas y en el proceso fija el CO2 en el suelo: una situación en la que todos ganan.

¿Cómo es la "fertilización con polvo de roca" en términos prácticos?

El polvo de roca no es un fertilizante, sino un aditivo para el suelo. Por lo tanto, no entra en la ordenanza sobre fertilizantes.

Si usted produce su propio abono, el polvo de roca puede añadirse a la cama del establo o al abono, aproximadamente 5-7 kg por cada 100 kg de abono o estiércol. En los establos tiene otras innumerables ventajas para la salud de los animales y mejora el aire del establo. También puede añadirse directamente a las plantas: en el cultivo de frutas, cereales y maíz, se ha demostrado que son eficaces unos 10 kg por cada 100 metros cuadrados de superficie (lo que corresponde a una tonelada por hectárea y año).

La importancia de los oligoelementos para la salud humana

Además de los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas, los seres humanos dependen de un suministro diario de vitaminas, minerales y oligoelementos. No sólo las plantas crecen de forma óptima cuando los minerales y oligoelementos necesarios son abundantes en el suelo, sino que la salud humana tampoco puede prescindir de ninguno de los componentes a largo plazo.

Los "oligoelementos" se llaman así porque se encuentran en concentraciones extremadamente bajas, tanto en los seres humanos sanos como en el suelo sano. Por lo tanto, la "fertilización" selectiva es particularmente difícil: muy rápidamente puede estar sobresaturada. Esto puede ser peligroso para la salud de las plantas, los seres humanos y los animales. Un buen compost es capaz de compensar esto porque los microbios que contiene absorben un exceso de oligoelementos, los fijan, los precipitan o los unen a los ácidos del humus.

Sin embargo, sin peligro, el suelo puede mejorarse con polvo de roca primario porque los oligoelementos siguen ligados en él y deben ser liberados por las propias plantas; las raíces liberan ácidos (cítrico, clorhídrico, nítrico y flúor) y rompen los enlaces sólidos, poco a poco. El grus (piedra triturada) de unos 1-2 milímetros de tamaño y las harinas de unos 0,1 milímetros de diámetro meteorizan a diferentes velocidades. Por lo tanto, para un efecto directo es preferible el polvo de roca; con el Grus se consigue un efecto más a largo plazo.

¿Tiene ya experiencia con el polvo de roca? ¿Qué otras alternativas conoce?

[Este artículo está inspirado y resumido en el libro de E. Hennig "Secretos de los suelos fértiles"].

COMENTARIOS

Sin comentarios

ESCRIBIR COMENTARIO

Nombre *

* Estos campos son obligatorios

HUMINTECH GmbH

Humintech es una empresa de alta tecnología, situada en Grevenbroich, enfocada a la investigación, desarrollo y producción de sustancias húmicas y ácidos húmicos para la agricultura, la ganadería, la industria farmaceútica y el medio ambiente. 

Contáctenos

Humintech GmbH

Am Pösenberg 9-13
41517 Grevenbroich / Deutschland 

Telf: +49 2181 70 676 - 0
Fax: +49 2181 70 676 - 22
E-mail

CARRERA 

Las Vacantes