close
Menu
German technology
Humic Substances Based Products
Humintech GmbH
Am Pösenberg 9-13
D-41517 Grevenbroich

Telefon: +49 2181 70 676 - 0
Fax: +49 2181 70 676 - 22
E-Mail senden

Plantas sin suelo

Plantas sin suelo

Aprovechar las ventajas de la ecosfera controlada en hidroponía, minimizar los riesgos

Crear un microbioma protector con ácidos húmicos
 

La hidroponía es un método de producción de plantas en el que el cultivo no se suministra a través del suelo, sino a través de una solución nutritiva acuosa. Esto permite ahorrar espacio, dinero y agua. Sin embargo, lo que inicialmente parece prometedor también alberga graves riesgos además de grandes oportunidades.

Las ventajas del cultivo hidropónico hablan por sí solas

Los cultivos de los sistemas hidropónicos producen más rendimiento en menos tiempo, porque están permanentemente abastecidos de forma óptima. En primer lugar, los cultivos pueden cosecharse durante todo el año, independientemente de las condiciones climáticas y del tiempo. En segundo lugar, hay una enorme reducción de las necesidades de agua (alrededor de un 90% menos) en comparación con la agricultura convencional. El agua se utiliza de forma selectiva, se hace circular y a menudo incluso se recicla. Las plantas en hidroponía también requieren poco espacio porque pueden cultivarse en vertical. En tercer lugar, las raíces no tienen que extenderse para suministrar nutrientes como en el suelo y, por tanto, sólo requieren 1/5 del espacio.

La hidroponía como parte de la solución para la seguridad alimentaria mundial

Quizá la mayor ventaja sea el cultivo regional. Con la hidroponía, es posible cultivar en lugares que de otro modo no serían aptos para ello, con lo que se gana puntos con un transporte muy reducido. El sistema cerrado significa que los pesticidas y los fertilizantes no se filtran a las aguas subterráneas, y no es necesario utilizar herbicidas debido a la ausencia de hierbas invasoras.

En un modelo de cálculo para la región desértica del sur de Arizona, EE.UU., se obtuvo la siguiente comparación entre el cultivo hidropónico y el convencional para la lechuga:

Rendimiento Cantidad de agua necesaria Cantidad de energía necesaria

Hidroponía

aprox. 41 kg/m²/año

aprox. 20 l/kg/año

aprox. 90.000 KJ/kg/año

Cultivo convencional

aprox. 3,9 kg/m²/año

aprox. 250 l/kg/año

aprox. 1.100 KJ/kg/año

Esto demuestra que la hidroponía puede ser una solución sostenible para la producción regional de alimentos, especialmente en regiones con escasez de agua, con poco suelo fértil y con abundancia de energía renovable (procedente del viento y del sol). Entre ellas se encuentran las regiones desérticas y también las ciudades, donde las infraestructuras vacías, como los edificios de oficinas y las azoteas, se prestan al cultivo y al suministro de energía. Sin embargo, especialmente en los lugares en los que el suelo aún no se ha perdido y las zonas aún no están selladas, la hidroponía no debería ser el método elegido.

Donde hay luz, también hay sombra: desventajas de los sistemas hidropónicos

Por supuesto, el cultivo de alimentos en condiciones tan controladas tiene sus inconvenientes y riesgos.

El abono artificial necesario para el suministro de nutrientes debe producirse y transportarse de forma intensiva en energía. Incluso cuando se utilizan fertilizantes biogénicos, la hidroponía no está aprobada para la producción de alimentos ecológicos. Esto también se debe a que siempre son necesarios fungicidas e insecticidas especiales para proteger las plantas sensibles.

Los requisitos técnicos para el cultivo, así como la demanda de energía para refrigerar el agua de riego, son elevados. Para no relativizar demasiado los efectos positivos de la hidroponía, el abastecimiento debería realizarse definitivamente con energías renovables.

Los sistemas hidropónicos también son muy susceptibles a la infestación crónica de enfermedades y son muy sensibles a los más mínimos cambios. La aplicación de estrictos conceptos de seguridad e higiene, así como el control externo constante, consumen muchos recursos, especialmente costosos conocimientos técnicos. Una vez que un patógeno o un invitado no deseado se instala en un sistema hidropónico cerrado, es necesario tomar medidas drásticas para restablecer el equilibrio original. Dado que las plantas apenas conocen el estrés y, por tanto, tienen poca resistencia, esto suele suponer la pérdida total de un ciclo de cultivo completo, así como la necesidad de una costosa y larga esterilización completa.

El cultivo también influye en el sabor y la composición de las hortalizas. Para protegerse de las plagas y los depredadores, las plantas forman compuestos aromáticos en condiciones naturales que no producen en sistemas cerrados. La uniformidad de las soluciones fertilizantes y la ausencia de diferentes condiciones de suelo también reducen la diversidad de aromas. El uso unilateral de ciertos fertilizantes altera la composición de las proteínas y los ingredientes secundarios de las plantas, por lo que la calidad de la nutrición puede verse afectada.

Compensación de desventajas: los ácidos húmicos devuelven a las plantas un trozo de suelo

En los sistemas hidropónicos, las plantas se reducen por completo a su ser material. En el suelo se producen normalmente innumerables interacciones que no funcionan en la solución nutritiva, por ejemplo a través de las micorrizas. Sin embargo, en el cultivo hidropónico también se forma un microbioma en el que se pueden introducir específicamente bioestimulantes para permitir ciertos modos de funcionamiento del suelo. Por ejemplo, BioHealth TH BS contiene Trichoderma y Bacillus Subtilis y puede ayudar a prevenir el desarrollo de hongos dañinos o bacterias desfavorables. A medida que la solución nutritiva gana en complejidad hacia el suelo, todo el sistema se vuelve más estable. Las propias plantas también se vuelven más resistentes a los factores de estrés bióticos y abióticos.

Los ácidos húmicos también tienen un efecto de auxina, lo que significa que tienen una influencia fitohormonal en la división celular, que en hidroponía, por ejemplo, conduce a raíces más finas y a una absorción más rápida de nutrientes. Los ácidos húmicos tienen un efecto quelante sobre los nutrientes para que las plantas puedan absorberlos más fácilmente. El resultado es un suministro de nutrientes más eficaz y un rendimiento metabólico y una producción óptimos. Bajo la influencia de las sustancias húmicas, las plantas crecen más rápido, alcanzan antes todo su potencial de rendimiento y, en general, son más resistentes a los factores de estrés. Las sustancias húmicas, en combinación con otros bioestimulantes como los microorganismos beneficiosos, elevan los sistemas hidropónicos a un nivel superior de resistencia y eficiencia.

En general, la producción de alimentos por medio de la hidroponía puede servir como solución parcial en la seguridad alimentaria y producir alimentos de calidad saludable por práctica de cultivo. La adición de sustancias húmicas y otros bioestimulantes representa aquí una oportunidad para devolver un trozo de "tierra" al sistema. ¿Ha tenido usted también experiencia con la hidroponía? ¿Qué opina del cultivo vertical sin tierra y cree que se pueden producir alimentos de alta calidad de esta manera?

COMENTARIOS

Sin comentarios

ESCRIBIR COMENTARIO

Nombre *

* Estos campos son obligatorios

HUMINTECH GmbH

Humintech es una empresa de alta tecnología, situada en Grevenbroich, enfocada a la investigación, desarrollo y producción de sustancias húmicas y ácidos húmicos para la agricultura, la ganadería, la industria farmaceútica y el medio ambiente. 

Contáctenos

Humintech GmbH

Am Pösenberg 9-13
41517 Grevenbroich / Deutschland 

Telf: +49 2181 70 676 - 0
Fax: +49 2181 70 676 - 22
E-mail

CARRERA 

Las Vacantes