close
Menu
German technology
Humic Substances Based Products
Humintech GmbH
Am Pösenberg 9-13
D-41517 Grevenbroich

Telefon: +49 2181 70 676 - 0
Fax: +49 2181 70 676 - 22
E-Mail senden

CO₂ – Lo que debería saber sobre ello

Dióxido de carbono

Lo que debería saber sobre ello

El gas de efecto invernadero dióxido de carbono juega un papel central en la vida en la Tierra. Pero como con todas las cosas: demasiado es poco saludable. En los próximos años, la agricultura en particular tendrá que adaptarse a las condiciones climáticas cambiantes que se harán evidentes como resultado del aumento de la concentración de CO2 en nuestra atmósfera. Al mismo tiempo, las tierras de cultivo ofrecen un gran potencial para formar sumideros de carbono y así unir el CO2 de la atmósfera en el suelo.

¿Qué es el carbono y para qué sirve?

La fotosíntesis, que convierte el dióxido de carbono en formas de carbono orgánico rico en energía, es la reacción química más importante de nuestro planeta. Hay alrededor de 75 cuatrillones de toneladas de carbono en la Tierra, el 99,8 por ciento de las cuales está ligado a la roca, principalmente piedra caliza. El 0,2 por ciento restante forma parte del ciclo de materiales de la Tierra y, en su forma oxidada, contribuye al calentamiento global como gas de efecto invernadero. Hasta ahora, todo normal, porque sin los gases de efecto invernadero la temperatura media mundial sería unos 33 grados centígrados más baja.

El carbono y la influencia humana

Sin embargo, si hay demasiado CO2 en la atmósfera, la tierra se calienta más allá del nivel natural. Ahora está claro que el dióxido de carbono es responsable de las tres cuartas partes del calentamiento global causado por la actividad humana. Se libera principalmente por la quema de combustibles fósiles y la deforestación para la recuperación de tierras [https://www.humintech.com/de/agrarwirtschaft/blog/brandrodungen-im-regenwald]. La mitad de las emisiones totales son absorbidas por sumideros naturales de carbono, por ejemplo, los océanos y los ecosistemas terrestres. La otra mitad se escapa a la atmósfera, contribuyendo así significativamente al calentamiento global.

El CO2 y la agricultura: ¿esperanza en la lucha contra el cambio climático?

En Alemania, el CO2 representa el 85 por ciento del total de las emisiones de gases de efecto invernadero. La agricultura contribuye con alrededor del 11 por ciento de las emisiones a través de la agricultura y el uso agrícola de las turberas. Sin embargo, esta cifra no incluye la gasolina para vehículos y maquinaria, el consumo de energía y las materias primas para fertilizantes minerales y piensos importados. Por lo tanto, el potencial de ahorro radica sobre todo en una mayor eficiencia energética, una reducción del uso de fertilizantes y la disminución de la cabaña ganadera, al tiempo que se evitan las importaciones de piensos. 
Una mayor capacidad de almacenamiento de CO2 de los suelos cultivables es al menos tan importante para la adaptación al cambio climático y la limitación del calentamiento global. La palabra clave es el secuestro de carbono.

Menos CO2 con el crecimiento del humus

Los suelos utilizados en la agricultura son básicamente adecuados para almacenar grandes cantidades de CO2. La cantidad almacenada depende en gran medida del contenido de humus, que es particularmente alto en praderas y pastos, incluso más alto que en los suelos de los bosques. Estudios a largo plazo han demostrado que las granjas orgánicas con un balance del humus positivo, es decir, aquellas que logran acumular humus, son capaces de operar con CO2-neutral. Los suelos en Alemania hoy en día ya almacenan once veces más carbono que el que la República Federal de Alemania emitió en 2016 en términos de CO2. Según los científicos del Instituto Thuenen de Braunschweig, un uso más sostenible de la tierra puede tener enormes repercusiones en la adaptación al clima.

El humus consiste en un 58 por ciento de carbono. Por consiguiente, la presencia de carbono orgánico en el suelo se considera un indicador del contenido de humus. Mientras que el contenido de carbono en el humus del suelo de los pastizales es de alrededor del 8 al 10 por ciento, es sólo del 1 al 2 por ciento o menos en las tierras cultivables cultivadas convencionalmente. Pero hay formas de aumentar el contenido de humus en el suelo.

Menos es más – formas de lograr un balance positivo de humus

Como primera medida, tendría sentido optimizar la gestión de los cultivos y evitar específicamente las zonas no plantadas y los barbechos desnudos. Los cultivos intercalados y las plantaciones de protección como abono verde contribuyen a la acumulación de humus a corto plazo; las rotaciones de cultivos y los cultivos mixtos aumentan la diversidad de especies y, por lo tanto, estabilizan el sistema de cultivo microbiológico. La reducción de la ganadería, y por lo tanto de las tierras de pastoreo, crea espacio para nuevos árboles y arbustos que actúan como sumideros naturales de CO2. La fertilización con material orgánico de alta calidad también suele tener un efecto más positivo en el equilibrio del humus que el uso exclusivo de fertilizantes minerales.

Hacer más suelo bueno con sustancias húmicas

Una forma de construcción de humus de larga duración y probada es el uso de sustancias húmicas, que a su vez se dividen en huminos sólidos y ácidos fúlvicos y húmicos solubles. Estos compuestos altamente moleculares se forman durante la descomposición del material orgánico (humificación) y son un componente natural del suelo de humus.  En mayores proporciones también se encuentran en la turba y especialmente en la Leonardita (lignito blando).

Si el contenido de humus del suelo es demasiado bajo, la adición de sustancias húmicas ayuda a la regeneración: forman agregados con minerales de arcilla, los llamados complejos arcillo-húmicos, que mejoran tanto la estructura como la calidad del suelo, por ejemplo, aumentando su capacidad de retención de agua y reduciendo su susceptibilidad a la erosión. Las sustancias húmicas aseguran una mejor disponibilidad de los nutrientes del suelo para las plantas y estimulan la vida del suelo con sus millones y millones de microorganismos, especialmente en la zona de las raíces de la planta.

En buenas condiciones, los ácidos húmicos pueden por lo tanto contribuir a un balance neutro de CO2 de dos maneras: primero, acumulando y ligando el carbono en el suelo a largo plazo, y segundo, aumentando la cantidad y abundancia del crecimiento de las plantas. En combinación con un plan de fertilización inteligente y medidas probadas como los cultivos intermedios y los cimientos, el uso de ácidos húmicos puede ayudar a reducir significativamente las emisiones de CO2 de la agricultura.

La reducción de CO2 está políticamente protegida

La buena noticia es que el potencial de fijación permanente de CO2 en el suelo en el marco de la agricultura sostenible está lejos de haberse agotado. Sin embargo, todavía queda mucho trabajo por hacer para explotar este potencial. En Alemania, los políticos quieren crear incentivos para que los agricultores se centren en las medidas de conservación del suelo: Según Topagrar, entre 2021 y 2023, alrededor de 75 millones de euros se destinarán a los agricultores que operen de forma más respetuosa con el suelo y el clima.

Aprenda más sobre el uso de los ácidos húmicos y otras sustancias húmicas en la recuperación del medio ambiente.

COMENTARIOS

Sin comentarios

ESCRIBIR COMENTARIO

Nombre *

* Estos campos son obligatorios

HUMINTECH GmbH

Humintech es una empresa de alta tecnología, situada en Grevenbroich, enfocada a la investigación, desarrollo y producción de sustancias húmicas y ácidos húmicos para la agricultura, la ganadería, la industria farmaceútica y el medio ambiente. 

Contáctenos

Humintech GmbH

Am Pösenberg 9-13
41517 Grevenbroich / Deutschland 

Telf: +49 2181 70 676 - 0
Fax: +49 2181 70 676 - 22
E-mail