close
Menu
German technology
Humic Substances Based Products
Humintech GmbH
Am Pösenberg 9-13
D-41517 Grevenbroich

Telefon: +49 2181 70 676 - 0
Fax: +49 2181 70 676 - 22
E-Mail senden

Desertificación

Cómo detener la desertificación en Europa con bioestimulantes

La desertificación ya no es un concepto extraño en Europa. Incluso algunas regiones de Alemania, como los estados de Brandeburgo y Sajonia-Anhalt, de baja precipitación, podrían verse afectadas en pocos años; pero ¿qué ocurre realmente en los suelos que se desertizan? 

Una espiral descendente

Otra frase describe mejor la desertificación: Pérdida de humus. Los suelos sin humus pierden sus propiedades como hábitat y acaban convirtiéndose en materia puramente inorgánica: polvo, arena, piedras. Para llegar a este punto, hay que eliminar la materia orgánica del suelo; en la mayoría de los casos, esto sucede a través de ciclos de material abierto y tratamiento invasivo, como ocurre en la agricultura convencional, y a través de fenómenos meteorológicos extremos, que se producen con mayor frecuencia debido al cambio climático. Los monocultivos, los fertilizantes artificiales, el calor, las fuertes lluvias y el arado reducen el contenido de humus en el suelo y alteran los ciclos subterráneos. 

Además, la pérdida de humus es una espiral descendente: cuanto menos humus hay, menos retiene el suelo los nutrientes y el agua tan necesarios. La balanza se inclina, la capa superior del suelo se endurece y dificulta el crecimiento de las plantas, por lo que hay que arar más a menudo, lo que a su vez libera compuestos de carbono ligados al suelo y hace que la vida del suelo sea cada vez más sensible al calor o al exceso de fertilización. Las plagas de insectos y los hongos tienen ahora un juego fácil y deben ser controlados químicamente, lo que a su vez afecta a la biología del suelo.

La tradición moderna

La agricultura sostenible pretende mantener la materia orgánica en el suelo, ya sea mediante la agricultura integrada o la agricultura ecológica. La agricultura regenerativa pretende ir más allá y acumular constantemente humus. Ambas van de la mano, no sólo con un cambio en las prácticas, sino a menudo con ansiedad y melancolía: invertir la espiral puede ser un verdadero desafío.

Además de volver a los métodos agrícolas tradicionales, como los sistemas agroforestales (el huerto del pasado), la agricultura de rotación corta (el pastor nómada) y la rotación de cultivos bien planificada (la gestión de los campos antiguos), el método más eficaz es la acumulación estratégica de humus mediante bioestimulantes.

Qué son los bioestimulantes? 

Los bioestimulantes también tienen una larga tradición, sobre todo las sustancias húmicas. Antes se extraían del lignito y la turba, pero ahora existen métodos eficaces para obtener ácidos húmicos y fúlvicos puros a partir de subproductos de la industria moderna. 
Quien añada directamente sustancias húmicas a un suelo compactado, arenoso o arcilloso, también se verá recompensado con efectos directos. Cuanto mayor sea la calidad de las sustancias húmicas, más duraderos serán sus efectos.

Otros bioestimulantes son los extractos de algas, los aminoácidos, las bacterias y los hongos beneficiosos, especialmente las micorrizas. 
Todas estas adiciones no entran en el ámbito de los fertilizantes ni de los pesticidas y pueden ser certificadas para la agricultura ecológica. Dependiendo del suelo y del problema, las combinaciones de diferentes bioestimulantes son especialmente eficaces para restablecer el equilibrio natural del suelo y frenar la desertización, incluso en zonas con escasas precipitaciones.

Tienes dudas sobre cómo frenar la pérdida de suelo en tu explotación?

Fotografía de Christina Anne Costello vía Unsplash

COMENTARIOS

Sin comentarios

ESCRIBIR COMENTARIO

Nombre *

* Estos campos son obligatorios