Ácidos húmicos 

PIENSO

El uso de ácidos húmicos como remedios domésticos en forma de lecho de musgo de turba para el ganado tiene una larga tradición a nivel mundial. La exitosa aplicación terapéutica y profiláctica de ácidos húmicos basados en lignito especialmente para el tratamiento de enfermedades diarreicas de animales domésticos y de granja ya tiene lugar durante más de 40 años.

Especialmente deben enfatizarse las propiedades anti-inflamatorias, antiresortivas, así como antibacterianas y virucidas de los ácidos húmicos. Por lo tanto, los ácidos húmicos pueden reducir la reabsorción de subproductos tóxicos del metabolismo después de infecciones, en piensos contaminados o en cambios en la alimentación. Los ácidos húmicos pueden unirse a las bacterias de E. coli y neutralizar las endotoxinas.

Lasbacterias y las toxinas unidas a los ácidos húmicos se excretan después con las heces. También los metales pesados y muchos contaminantes orgánicos pueden ser adsorbidos muy bien por los ácidos húmicos. Comparado con el carbón activo, la adsorción se produce no sólo físicamente, sino también por reacciones químicas como la complejación y el intercambio iónico. 

Además, los ácidos húmicos pueden causar efectos trópicos con respecto a aumentos de peso incrementados y una mejor utilización de ingredientes de pienso, que en su dimensión se comparan con los promotores clásicos de crecimiento antimicrobiano por varios científicos.


Efectos observados de los ácidos húmicos en los animales

Cubriendo la membrana mucosa y los efectos adstringentes
Los ácidos húmicos son capaces de formar una película protectora sobre el epitelio mucoso del tracto gastrointestinal contra infecciones y toxinas. La macro estructura coloidal de los ácidos húmicos asegura un buen blindaje en la membrana mucosa del estómago y el intestino, los capilares periféricos y las células mucosas dañadas. Debido a este proceso, la reabsorción de los metabolitos tóxicos se reduce o se evita totalmente, especialmente después de las infecciones, en el caso de residuos de sustancias nocivas en la alimentación animal o cuando se cambia a nuevos piensos. Además, los ácidos húmicos también ayudan a prevenir la pérdida excesiva de agua a través del intestino.

Efectos antibacterianos y virucidas
Los ácidos húmicos tienen la capacidad de influenciar en particular el metabolismo de proteínas y carbohidratos de microbios por medios catalíticos. Esto conduce a un efecto devastador directo contra las células bacterianas o las partículas virales. Un segundo mecanismo está relacionado con los enlaces interiónicos de las fracciones de proteínas de alto peso molecular (toxinas) de microbios infecciosos. Su impacto tóxico sobre los procesos fisiológicos de las células de la membrana mucosa puede debilitarse considerablemente o incluso bloquearse completamente.

Efectos antiflogicos
La aplicación dérmica, oral o subcutánea de ácidos húmicos conduce a efectos inhibitorios sobre la inflamación. Se cree que la capacidad para inhibir la inflamación está relacionada con los grupos flavonoides contenidos en los ácidos húmicos.

Efectos antirresortivos y adsortivos
A medida que los ácidos húmicos de alto peso molecular permanecen en el tracto gastrointestinal casi completamente después de la aplicación enteral (no hay auto-reabsorción), los efectos antirresortivos y adsortivos tienen lugar donde se necesitan: en el tracto digestivo. Principalmente se fijan los noxidos cationicos (toxinas proteicas, sustancias tóxicas), su reabsorción se reduce considerablemente o incluso se evita completamente y se promueve su eliminación a través de las heces. Como la adsorción por ácidos húmicos incluye no sólo reacciones físicas y químicas, sino también formación de complejos y intercambio iónico, es más intensiva y dinámica en comparación con adsorbentes físicos puros.

Efectos sobre el sistema inmunitario
Los ácidos húmicos estimulan las fuerzas de resistencia del cuerpo y conducen a un aumento en la actividad de fagocitosis. Se cree que el efecto inductor de los componentes fenólicos (grupos) de ácidos húmicos es responsable de los efectos inmunológicos y es la base para el éxito del tratamiento de las llamadas enfermedades de factor en animales jóvenes. 

Efectos ergotropicos Los ácidos húmicos estabilizan la flora intestinal y, por lo tanto, garantizan una mejor utilización de los nutrientes en la alimentación animal (mejora de la eficiencia alimentaria). Esto conduce a un aumento en el peso vivo del animal sin aumentar la cantidad de alimento dado al animal.

Los ácidos húmicos son puramente naturales. El uso de ácidos húmicos en la alimentación animal excluye cualquier posibilidad de residuos de antibióticos o resistencia microbiana. Simultáneamente, como resultado de una mayor tasa de conversión alimenticia y una mayor absorción de nitrógeno por el animal, se reducen los desechos nitrogenados y el olor.